,

Dos tendencias que deberían desaparecer

Admítelo. Tú también has sucumbido a ellas en algún momento, pero no te preocupes, no hace falta que te escondas ni que lo niegues hasta la muerte. Copiar, imitar o “seguir una tendencia” es algo que hacemos todos. Sencillamente, no podemos evitarlo porque todos somos compañeros de especie. Fulanito influye sobre Menganito de la misma manera que Menganito lo hace sobre Fulanito. Nacemos configurados para que la opinión que los demás tienen sobre nosotros nos importe y para que su influencia nos alcance, y es que así somos, seres sociales y por ello, la presencia de los otros nos influye de forma tan directa y tan potente.

Por eso, no vamos a criticar ciertas modas, pero vamos a ponerlas a debate. O, mejor dicho, vamos a dejaros a vosotros debatir sobre sus pros, sus contras y presentaros como fieles defensores de las mismas o detractores. Eso ya es una cuestión personal. Y como la polémica ya está servida, vamos a mostrar los dos platos fuertes de la temporada: las bóxer braids y el contouring.

Las primeras nacieron en el ring de combate y no sabemos muy bien en qué momento saltaron de ahí a las calles, a nuestras redes sociales y a todas las portadas de las revistas. Las “trenzas de boxeadora”, admitámoslo, son cómodas y despejan el pelo de la cara. Puede que a Hilary Swank le viniera bien un peinado tan prieto para sus escenas de lucha en Million Dollar Baby (dato importante, la película se estrenó en 2004), pero ¿hasta qué punto son favorecedoras?

No lo sabemos, pero lo cierto es que tienen un “no sé qué” que ha conquistado no solo a la siempre polémica Kim Kardashian. Chiara Ferragni, King Kiley, Hailey Baldwin, Taylor Hill o Kristina Bazan también han caído rendidas a sus pies, consolidándolas de forma definitiva y convirtiéndolas en el nuevo objeto de deseo estilístico. Palabra de Instagram.

Boxer braids ?? #PerfectTiming #AllAccessKors @michaelkors Pic by @timuremek_photography

Una foto publicada por Chiara Ferragni (@chiaraferragni) el

Hello, it’s me

Una foto publicada por Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

Una foto publicada por King Kylie (@kyliejenner) el

??

Una foto publicada por Hailey Baldwin (@haileybaldwin) el

Sunday fun day ☀️

Una foto publicada por Taylor Hill (@taylor_hill) el

Paris, here we go! @fionazanetti, better wait for me girl ?✈️ #kaytureonthego

Una foto publicada por Kristina Bazan (@kristinabazan) el


Y la otra niña mimada de los últimos meses es sin duda el contouring. Pies, cara, abdomen, culo… ¿Se nos ha ido de las manos? Probablemente, sí y es que son pocos los que se resisten al poder del cincelado por tonalidades que permite resaltar los rasgos que más nos interesa. Un juego de luces y sombras que empezó (otra vez) con Kim Kardashian que nos descubrió un nuevo mundo de posibilidades. Todo podía taparse con esta técnica: granitos, rojeces, ojeras, bolsas… Y ahora, millones de vídeos, cientos de celébrities luciéndolo y centenares de productos después, resulta que el contouring ahora también es multicolor y para todo el cuerpo, sin excepción.

Beauty makeup process, by me on the lovely @miss_if, photography by @edcarlogarcia. Light contour and highlight using @lagirlcosmetics concealers and lashes by @vegas_nay in classic charm (the ones i snapped about last week, they are the lightest ones in her collection, they were perfect for the look we were going for) #bridesmaidsmakeup #mayabeaute #makeupartist #bblogger #beautyblogger #vegas_nay #vegasnaylashes Song: David Guetta feat. Nicki Minaj – Hey Mama – مكياجي ع العارضة الجميلة ?مكياج ناعم – قبل و بعد – بالالوان الترابية، مع كنتور خفيف و كنسيلر لتصحيح الاحمرار بالبشرة. (فيديو جديد ع قناتي ع اليوتيوب، الرابط ف البابو)

Un vídeo publicado por Maya Mansour مايا منصور (@mayabeaute) el

Por lo que parece, caer en las modas por muy estrambóticas que sean, no parece cosa de tontos, sino más bien, cosa de humanos. Podríamos estar enumerando un sinfín de ellas (¡venga otra dos! las uñas animal print y los tatuajes de infinito) y seguro que tú también. Solo esperamos que nos ayudes a destaparlas.

¿Creéis que responden a un sencillo proceso de “ellos lo crean y nosotros nos lo ponemos”? Y lo más importante ¿hasta cuándo durarán? Solo el tiempo, (y la calle) lo dirá.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario